492 muertos: Confesiones de un asesino a sueldo (REALIDAD) por Klester Cavalcanti

492 muertos: Confesiones de un asesino a sueldo (REALIDAD) por Klester Cavalcanti

Titulo del libro: 492 muertos: Confesiones de un asesino a sueldo (REALIDAD)

Autor: Klester Cavalcanti

Número de páginas: 224 páginas

Fecha de lanzamiento: September 25, 2018

ISBN: 8499427243

Editor: Ediciones Península

Descargue o lea el libro de 492 muertos: Confesiones de un asesino a sueldo (REALIDAD) de Klester Cavalcanti en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Descargar PDF Leer on-line

Klester Cavalcanti con 492 muertos: Confesiones de un asesino a sueldo (REALIDAD)

Esta es la historia real de un niño brasileño, de procedencia muy humilde, que acaba convertido en el mayor sicario del mundo.
A través de los ojos de Klester Cavalcanti descubrimos a Júlio Santana, un hijo leal, un hombre de familia, un devoto cristiano al que su conciencia atormenta cada vez que le piden que dispare a matar. Pero el Brasil en el que crece es un país sin ley, y el respeto por la vida ajena, un lujo que Júlio no puede permitirse. A los 17 años, y aleccionado por su tío, se estrena en el asesinato. Para su desgracia, demuestra tener talento natural para ello. Tendrán que pasar varias décadas, y casi 500 muertos, antes de que reúna el valor para dejarlo.
El retrato que emerge de la narración de Cavalcanti, basada en siete años de conversaciones entre el autor y Júlio Santana, no solo habla de un hombre, sino también de un país. Y demuestra hasta qué punto, en ocasiones, una carrera en el mundo del asesinato por encargo puede ser no muy distinta a cualquier otra.
«492 muertos es uno de los mejores libros de no ficción que existen. Se lee como una buena novela. Klester Cavalcanti introduce al lector en la mente de alguien a quien deberíamos considerar un monstruo, y hace que, de repente, nos veamos deseando que el asesino Júlio Santana escape a sus perseguidores.» Fernando Meirelles, director de Ciudad de Dios